Te explicamos por qué Logan es clasificación C.

  • LO BUENO: Mucha acción sin medida ni censura
  • LO MALO: Si pensabas llevar niños, olvídalo

Hugh Jackman está por colgar las garras y lo hará en grande con Logan, cerrando su participación en la franquicia de X-Men. Lo hemos visto realizar salvajes hazañas desde que encarnó por primera vez al personaje en 2000. Sin embargo, nunca tan crudas como en esta ocasión.

Éstas son las razones por las que la Asociación de Películas de América (MPAA) le asignó la clasificación para adultos.

Por su contenido

Desde el principio, la producción quiso que la nueva entrega de Wolverine fuera una cinta para adultos. El problema es que hacer un filme clasificación C representa menos ingresos para los estudios. Los menores de edad no asisten a las salas y esos boletos en potencia nunca se venden.

Durante una proyección a la cual asistieron diversos medios como Uproxx, el director James Mangold afirmó que Hugh Jackman pidió una disminución en su sueldo. Esto con tal de que los estudios accedieran a producir la película con contenido subido de tono. Así compensa un poco los ingresos que dejan de fluir.

Por culpa de Deadpool

No siempre las películas con clasificación C representan pérdidas para los estudios. El más claro ejemplo es el fenómeno que desató Deadpool el año pasado.

Como ya habíamos visto antes, la cinta recaudó más que $783 millones de dólares a nivel mundial. De hecho, tan solo en Estados Unidos, es la cinta con clasificación R más taquillera en su primer fin de semana (+$132 millones) y la segunda de todos los tiempos, solo 6 millones abajo del primer lugar, La Pasión de Cristo.

A Fox le gustó esto, así que no dudaron mucho en permitirle a Mangold y Jackman salirse con la suya. Si viste esa película, imagínate lo mismo pero en tono serio. Ahora ya sabes más o menos a qué te atienes.

Clasificación en Estados Unidos

Vamos con la información pesada, pero sigan leyendo. Les aseguro que aprenderán mucho.

La MPAA, junto con la Administración de Clasificaciones y Valuaciones (CARA) se encarga de supervisar lo que se muestra en cada película y determinar quién (y quién no) puede verlas. Sus rangos son:

  • G – Audiencias en general: Nada ofenderá a los padres para ser vistos por los niños, por lo que es apto para todas las edades.
  • PG – Guía de los padres recomendada: Podría contener material que a los padres no les gustaría que los niños vieran, por lo que se recomienda asesoría.
  • PG-13 – Fuerte advertencia para los padres: Podría contener material inapropiado para preadolescentes, por lo que no se recomienda para los menores de 13 años.
  • R – Restringida: Contiene material para adultos, por lo que los padres deben estar bien informados sobre su contenido antes de llevar menores de 17 años.
  • NC-17 – No se admiten menores de 17 años: Contenido claramente adulto.

A través de su cuenta de Twitter, la CARA explicó que Logan se ganó la clasificación R debido a su contenido burtalmente violento, lenguaje subido de tono y desnudos breves. Y no, no es exageración.

¿Y por qué Logan es clasificación C en México?

El órgano encargado de clasificar las películas en nuestro país es la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía de la Secretaría de Gobernación, mejor conocido como la RTC. Sus criterios y rangos son:

  • AA – Comprensibles para menores de 7 años: Narrativa sencilla, no contiene escenas sexuales, lenguaje altisonante, consumo de drogas, violencia subida de tono ni horror.
  • A – Para todo público: Narrativa más compleja, sin consumo de drogas y violencia mínima sin alentarla. Puede haber desnudos breves pero no frecuentes, detallados ni escenas sexuales. El lenguaje puede ser más elevado.
  • B – Para adolescentes de 12 años en adelante: Narrativa compleja, violencia no extrema exponiendo sus consecuencias, desnudos son breves no detallados y escenas sexuales sólo sugeridas, consumo de drogas sin exhibir su consumo.
  • B-15 – No recomendada para menores de 15 años: Narrativa muy compleja y contenido más explícito que el de la clasificación B. Mayor grado de horror y violencia, se puede vincular con conductas sexuales mientras no sea extrema. Escenas sexuales implícitas en un contexto no degradante, consumo de drogas mínimo y no se alienta, lenguaje procaz.
  • C – Para adultos de 18 años en adelante: Narrativa detallada, horror detallado, alto grado de violencia, escenas sexuales explícitas, consumo de drogas y violencia verbal extrema (¿te suena familiar?). Esta clasificación es restrictiva, no se permite el acceso a menores.
  • D – Películas para adultos: Sexo explícito como contenido dominante, lenguaje procaz o alto grado de violencia. Clasificación restrictiva, no se permite el acceso a menores.

La clasificación C de la RTC es la que más concuerda con lo que afirma la MPAA y la CARA. De cualquier forma, los godínez de Gobernación realizan la evaluación correspondiente para asignarle la letra que merece.

Así que ya lo saben, chavos. Si no los dejan entrar a ver Logan, no es culpa del cine.